viernes, 11 de noviembre de 2011

HOY, UN DÍA TRISTE

No me viste, no te conocí.
Te alejaste y no te despediste,
Porque yo para ti no fui
Y tú para mi nunca estuviste.

Exististe sólo entre maullidos
Y un ser sonriente ante tu presencia
A quien cautivaste con todos los sentidos.
Con tus poses, tus modismos y tu esencia.

Despertaste una amalgama de sensaciones
Y por tu modestia ni te diste cuenta.
Devoraste tristezas y desilusiones.
Alimento de un alma cautiva en una vida cruenta.

No sé cómo viniste, simplemente que llegaste.
Y así como viniste no sé cómo ni por qué te fuiste.
Dejaste huellas; una estela que hoy desgastaste.
Hermosos recuerdos. Hoy, un día triste.

Partiste con tu característico silencio afable
Y soplaron aires de melancolía.
Tu imagen, siempre tan agradable
Detallando que a esta hora todo parece utopía.

Danzando sin control en mi mente tu estarás
No desapareciste. Nunca lo harás.


.